Marcelo Cruz



No sueño
con llevarte
a mi locura,
ni quiero
ser la chispa
de tu hoguera.

Soy leña
de una barca
que hace frente
al fuerte
torbellino
de la muerte.
parallax background

Prólogo

T reinta años ya pasaron, y miro retrospectivamente. Cuando a mis veintidós años sentí la necesidad de escribir en hojas blancas, vagos pensamientos. Y convertido en un noctámbulo.
Elucubraba e intentaba vaciar lo que quema, el fuego interno que brotaba por los poros. Clamando por el deseado equilibrio. Siendo un músico por naturaleza, explote en palabras, que enlazadas en forma diferente, se armonizaban y fueron entregando cuerpo a este arquetipo que hoy se plasma como un pequeño libro.

¡Que solo pretende mostrar momentos! como al que peregrina y no se cansa, al eterno buscador, al que descubre la importancia del silencio y se resiste a sentir a eso que llamamos Yo, cuando se muestra discordante, no se reconoce asimismo, y nos envuelve en su multiplicidad de roles.


Hoy tres décadas después, el buscador aún es el mismo. Solo que hoy mejor comprendo, que el verbo se potencia, que la verdad transita; desborda, jamás se detiene ni se cristaliza. En este sendero infinito, donde la esencia permanece; inalterable.